">

Blog de SuConsulta.com

Algunas reflexiones sobre temas frecuentemente presentes en nuestras consultas

No seas marioneta.... ¡Corta esos hilos dañinos!

"Las máscaras, disfraces, y personajes que usamos de adultos son directamente proporcionales al dolor que ocultamos por no haber sido queridos, mirados y escuchados o cuidados de chicos". (Anónimo)

Compartir:

Más que máscaras parecen escudos defensivos... protecciones, que la persona aprende a usar desde que es pequeña, desde que la vida le enseñó que debe ponerse esos disfraces y caretas.

Lo único real de ese "juego" es que están ocultando la verdadera identidad del que los usa.

Un simple ejemplo el que fue maltratado aprende con el tiempo a mostrar su faceta del fuerte y desafiante, del contestador y rebelde... para mostrarle al mundo que sabrá defenderse... es un modo de decirle a todos: "a mi no me toca nadie más... de mi nadie más abusará... yo puedo defenderme solo... a ver ¿quién se atreve a tocarme de nuevo?" y saca sus dientes y uñas furioso... y aparenta ser valiente y fuerte... cuando debajo de la máscara lo que hay es aún un niño llorando y pidiendo ayuda.

En terapia nos encargamos de bajar lentamente las máscaras...

En una tarea ardua, lenta, profunda, minuciosa... le vamos haciendo ver al paciente que ya no necesita escudos para defenderse... que ser él mismo será un alivio... que en oposición a lo que él cree: mostrarse tal cual es, es lo mejor que le puede pasar... salir de las trampas del disfraz, de las apariencias, sacar los velos...

Y es en esa tarea ardua que se intenta rescatar de las penumbras a sus partes reales, al desnudo... sin temores, sin sentirse tan expuestos... amenazados, o en peligro.

Cuando el paciente descubre que ser auténtico no le genera desequilibrios sino por el contrario se siente más fortalecido y claro, se pregunta: "¿por qué no lo intenté antes?... ¿por qué viví toda la vida intimidado a que se viera mi cara real? ¿por qué creía que decepcionaría al otro mostrando mis partes débiles?... ¿de dónde saqué yo la convicción de que vestirme de apariencias, rasgos falsos, fingiendo, simulando, ocultando era lo mejor para mi? ... en realidad sacrifiqué mi propia identidad... ¡me perdí de mi mismo!"

Pero debemos entender que el origen de esas formas de vivir, fueron tempranos, las raíces de esas caretas están enterradas en nuestros primeros años de vida, donde aprendimos que para ser amados y respetados había que buscar aprobaciones, esperar aplausos y aceptaciones... y para obtener el beneplácito de todos los que nos importaban, hacíamos todo lo posible por llamar su atención... hasta el punto de sacrificar nuestras propias esencias...dándoles a los demás lo que querían... o lo que nosotros creíamos que necesitaban ver en nosotros para ser más respetados, y queridos. Y el mejor recurso al que todos recurrimos es al mundo de los antifaces, del artificio, del disimulo, de las máscaras...

Y jugando con esas herramientas en nuestras relaciones llegamos a la vida adulta... ya sin entender mucho cómo hacer el viaje de regreso a quiénes somos realmente.
Cómo rescatarnos a nosotros mismos... somos marionetas que cuelgan de hilos invisibles, haciendo lo que los demás querían ver... lo que los demás necesitan... lo que los demás reclaman de nosotros.

Toma las riendas de tu vida... no eres muñeco ni títere de nadie... eres el escritor de tu propia historia, tu mueves tus hilos, tu te diriges, tienes tus propias capacidades (muchas de ellas aún ocultas por buscar aceptación de otros)...nadie vive tu vida más que tu mismo.

El otro es un agregado a tu historia, con el que puedes construir hermosos vínculos... o apartarlo para siempre del camino. Tienes tu recorrido por delante... sé dueño de tus zapatos para recorrerlo... no te pongas lo que otros te digan, el que realmente te ame te aceptará tal cual eres, sin adornos, sin máscaras, sin disfraces... tu al desnudo, en cuerpo y alma... con defectos y maravillas, como todos tenemos... el amor real te espera... pero primero debes aprender a amarte a ti mismo... comienza por cortar los hilos de aquellos vínculos que te hacen sentir marioneta... y vuelve a humanizarte... baja la máscara... ya no la necesitas más... y ... ¡bienvenido a la vida real donde serás para siempre: tu mismo!

Ps. Patricia Cabrera Sena
SuConsulta.com - 17 años ofreciendo tratamientos de apoyo psicológico en línea en sesiones de una hora y media por chat escrito. Agradecemos a quienes copien nuestros textos que respeten la autoría y citen la fuente.