Blog de SuConsulta.com

Algunas reflexiones sobre temas frecuentemente presentes en nuestras consultas

No calles tus necesidades

No estoy dibujado en tu vida... soy real... ¡y te necesito!...

Compartir:

Si estás mal, pide ayuda... si te duele la lejanía afectiva de tu entorno, tocará golpear puertas, llamar a teléfonos, moverse uno mismo pidiendo presencias, pero no cualquier presencia... sino aquellas valiosas, las que en verdad te llenen esos vacíos existenciales internos que te duelen como puñales en medio del pecho, busca personas que con solo su roce te resignifiquen la vida misma y te rescaten aquella sonrisa de tu rostro que ya tenías casi olvidada.

Dicen que la indiferencia duele más que el desprecio. Y en cierta forma se comprende esa afirmación, tiene cierta lógica... el desprecio es una forma de presencia... la indiferencia solo es una clara y concreta ausencia.

En el desprecio al menos se da un valor al otro... aunque sea para criticarlo! se le da tiempo, esfuerzo, dedicación aunque sea para menospreciarlo.

Pero la indiferencia es un arma despectiva y destructiva en potencia... a través de la indiferencia se le dice al otro: para mí no existes.

Si hay personas queridas que sabes que te necesitan, aunque no sepas qué hacer, qué decir, cómo ayudarla... quizás lo mínimo que puedas hacer sea escucharla, y estar cerca, y de ese modo estarías diciéndole: no estás solo, aquí estoy... ¿me necesitas?... ¿qué puedo hacer por ti?... ¿cómo ha sido tu día hoy?... cuéntame de tu vida, hace tiempo que no hablamos.

Las miradas pueden hablar más que mil palabras.

Un gesto sincero de atención cariñosa, de interés auténtico por escuchar al otro. Eso pone en evidencia lo que más necesita: amor y presencias.

Muchos ante la impotencia de no saber qué hacer o decir, se alejan incómodos y molestos con la situación... A esas personas les recuerdo: el que no sepas cómo actuar ante alguien que sufre no significa que la mejor opción sea distanciarte, marcharte... y dejar al necesitado más solo aún.

Tu simple presencia silenciosa puede darle un giro total a su destructiva soledad, y pensamientos nocivos, funestos y pesimistas.

Y si eres el que te sientes "pintado" en la vida de otros... no dudes en decírselo a la gente que te importa...no lo calles más... ni esperes por un tiempo indefinido que el otro actúe, y te sepa de memoria.

Díselo al vínculo que es significativo para ti, a esa persona de la que esperabas más de lo que te está dando... el otro es humano, puede no saber cómo acercarse a ti, cómo ayudarte, qué callar, qué decir... ayúdalo a ayudarte... el simple buscar a las personas que su sola presencia te alivia ya le dará un cambio sustancial a tu animo, y tu modo de ver la vida.

Tu energía está concentrada en tu dolor... y eso solo te hundirá más si no buscas "salvavidas emocionales", generar variantes en tu rutina, desde detalles pequeños a desafíos o necesidades grandes que vienes postergando... si ya tienes pensamientos que sabes que son peligrosos y que están echando raíces profundas en tu voluntad... intenta crear algo nuevo que te conecte con la vida... y con gente con la que valga la pena una simple charla.

Es más simple de lo que parece: comienza diciéndoles lo que sugiere la imagen de hoy: no estoy dibujado... estoy aquí... soy real... y te necesito.

Si te animas a hacerlo... a expresarlo... a confesarlo... y si elijes lo mejor posible dentro de tu gente, quizás te sorprendas con qué animo te acostarás ésta noche... y lo mejor: con qué empuje interior te despertarás mañana.

Ps. Patricia Cabrera Sena
SuConsulta.com - 17 años ofreciendo tratamientos de apoyo psicológico en línea en sesiones de una hora y media por chat escrito. Agradecemos a quienes copien nuestros textos que respeten la autoría y citen la fuente.