Blog de SuConsulta.com

Algunas reflexiones sobre temas frecuentemente presentes en nuestras consultas

LAS DECEPCIONES, UNA POSIBLE CAUSA...

«No se trataba de rabia ni de resentimiento, mucho menos de odio... lo mío era una cuestión de decepción por andar siempre esperando lo que yo estaría dispuesto a dar» Edwin Vergara (Cartas sin destino)

Compartir:

Es una falla emocional, que muchos cometen, en la mayoría de los casos de manera inconsciente.
¿Por qué esperamos de los demás lo que quizás nosotros haríamos?
En cierta forma la lógica está a favor de ésta explicación: si nosotros podemos ¿por qué el otro no?
Lo que nos vemos capaces de hacer, es lo que esperamos del otro.
No nos sentimos tan excepcionales, en el pensamiento lógico la persona piensa: si yo sabría qué hacer... si yo sabría qué decir en un momento así... si yo podría ayudar... si yo sabría acompañar... ¿por qué el otro no sabría ni podría hacerlo?
Pero el psiquismo no se mide bajo la regla de la lógica.
Entre otras causas porque hay una capacidad de maduración emocional que no se comparte de manera equitativa entre todos.
Algunos crecieron más emocionalmente que otros.
La vida les enseñó duras lecciones y si se detuvieron a aprenderlas... entonces quieran o no, habrán crecido más que otros en conocimientos emocionales.
Y sabrán decir y hacer cosas que otros que no han madurado en su mundo afectivo, no podrán ni decir ni hacer.
Del mismo modo que crecemos en conocimientos variados, algunos saben más que otros en diferentes temas o disciplinas, algunos se forman más que otros en ciertas habilidades, otros tienen más pasión en ciertos asuntos, o materias, más vocación y entrega... de igual manera funciona el mundo emocional. Algunos aprendieron más, otros quedaron más limitados.
Por eso sería un error esperar de los demás una respuesta exacta a la que nosotros daríamos ante ciertas situaciones.
Tengamos en cuenta esa gran diferencia en la maduración afectiva de cada uno.
Respetemos y aceptemos a aquel que no sabe accionar como nosotros.Quizás sea una lección que tiene pendiente para aprender.
Y así es como llegan las decepciones.
Aceptar al otro nos ahorraría muchos conflictos.
Entender que el otro puede y debe ser diferente a nosotros. Y si tiene un modo de actuar, pensar, decidir, o hablar diferente al nuestro... no luchemos contra la realidad: él es otro, no eres tu con tu historia, es él con la suya... quizás simplemente sea que NO SABE LO QUE TU SABES... pero ten presente que PUEDE SABER COSAS QUE TU NO APRENDISTE AÚN...

Ps. Patricia Cabrera Sena
SuConsulta.com - 18 años ofreciendo tratamientos de apoyo psicológico en línea en sesiones de una hora y media por chat escrito. Agradecemos a quienes copien nuestros textos que respeten la autoría y citen la fuente.