">

Blog de SuConsulta.com

Algunas reflexiones sobre temas frecuentemente presentes en nuestras consultas

El real objetivo de la terapia

"El principal objetivo de la terapia no es transportar al paciente a un imposible estado de felicidad, sino ayudarlo a adquirir paciencia delante del sufrimiento". (Carl Gustav Jung)

Compartir:

"Carl Gustav Jung fue un médico psiquiatra y psicólogo Suizo, que a pesar de haber nacido a fines del 1800 (1875) tenía muy claro el saber distinguir la particularidad de cada paciente y su historia.

Se lo considera un pionero de la psicología profunda.

Para él era importante hacer la diferencia entre cada caso basados no tanto en clasificar su patología bajo un diagnóstico concreto sino en entender que cada persona y su conflicto merece una atención distinta, personalizada.

En palabras suyas: "La psicoterapia y los análisis son tan distintos como los mismos individuos. Yo trato a cada paciente lo más individualmente posible, pues la solución del problema es siempre personal... Naturalmente un médico debe conocer los denominados «métodos». Pero debe evitar el anquilosarse en lo rutinario. Las premisas teóricas sólo deben aplicarse con mucho cuidado. Hoy quizás son válidas, mañana pueden serlo otras. En mis análisis no juegan ningún papel.
Intencionadamente no soy sistemático. Frente al individuo no hay para mí más que la comprensión individual. Para cada paciente se requiere un lenguaje distinto."

Entre profesionales sabemos lo necesario que es entender y rescatar esa particularidad que tiene cada paciente que se sienta delante nuestro.

Por eso destacamos la importancia de la frase de Jung de hoy: nuestro objetivo no es trasladar al paciente a un estado engañoso de felicidad constante (porque nadie lo adquiere, tarde o temprano siempre llegan las emociones contrarias a la felicidad, porque la vida misma se encarga de que las transitemos)...

El real objetivo de la terapia es asumir que aún a pesar del dolor podemos desarrollar el uso de herramientas de rescate... y de superación.

Insistimos en el concepto: "a pesar del dolor"... porque el dolor es un elemento imposible de esquivar en la trayectoria de la vida.

No hay desvíos.

No se lo puede evitar.

El dolor es una imposición de la vida, solo hay que aprender a enfrentarlo de la mejor manera posible para evitar que nos derrumbe y nos gane.

Ante un mismo dolor muchos reaccionan de diferente manera... ¿cuál es la causa de que unos salen adelante y otros se hunden?... ¿por qué unos se salvan y otros se destruyen? ¿Qué provoca esa desigualdad en las reacciones ante un mismo evento emocional?

Seguramente en el psiquismo de las personas está la respuesta.

En las armas que hemos desarrollado para defendernos ante crisis sorpresivas que desequilibraron nuestras vidas... ante impactos emocionales fuertes, que el interior no asimila, no acepta, no tolera...

¿Cómo aprender a defendernos?

Quizás analizando nuestras partes débiles sea la mejor forma de fortalecernos.
Si queremos volver un músculo cansado una parte fuerte de nuestro cuerpo nos focalizaremos en él... ¿verdad?... lo trabajaremos a diario, lo ejercitaremos, le exigiremos, lo pondremos a practicar con constancia y perseverancia...

¿Por qué hacemos eso con nuestro cuerpo y no con nuestras emociones? ¿Qué es lo que nos permitirá realmente enfrentar de la mejor forma nuestras batallas?

El cuerpo es una herramienta sin duda importante y necesaria, pero el psiquismo sostiene su rendimiento, lo permite, lo motiva, lo incita, lo desafía, lo pone a prueba, le exige... o lo hunde y destruye.

El psiquismo lo determina.

Necesitamos un contenido interno firme para impulsar al cuerpo agotado y desanimado externo.

El mismo esmero que pongas en tu salud física, ponlo en la emocional.
Ambas partes se complementan y se necesitan.

Si tu cuerpo no es atendido tu psiquismo se verá dañado seriamente.

Si el psiquismo a su vez no está en armonía y en equilibrio, tu cuerpo se hará cargo de las heridas emocionales internas no atendidas... y las proyectará al cuerpo generándole anomalías, enfermedades, y duras dolencias físicas.

La terapia te ayudará a atender tu lado emocional... y eso repercutirá en el físico.
No demores las áreas tuyas que no atiendes, no las postergues... ¿quieres una vida más sana y plena?... entonces ya sabes qué partes tuyas debes equilibrar en la misma balanza (que eres tu mismo)".

Ps. Patricia Cabrera Sena
SuConsulta.com - 17 años ofreciendo tratamientos de apoyo psicológico en línea en sesiones de una hora y media por chat escrito. Agradecemos a quienes copien nuestros textos que respeten la autoría y citen la fuente.