Blog de SuConsulta.com

Algunas reflexiones sobre temas frecuentemente presentes en nuestras consultas

Cuando amamos, cuidamos

Una mujer puede ser tan inteligente como la retes, tan mujer como la trates, tan niña como la consientas y tan sensual como la provoques.

Compartir:

Nuestra relación con los demás sacará lo mejor o lo peor de ellos.

Nuestros potenciales se ven muy condicionados con el trato y la confianza que el otro nos brinde.

Sin duda la capacidad humana depende demasiado de lo que el otro nos haga y nos diga... ojalá fuésemos más independientes de la crítica ajena... o de lo que el otro nos exprese... ojalá que con solo nuestro propio criterio demos lo mejor de nosotros siempre, pase lo que pase en nuestro entorno... saber rescatar siempre lo mejor... y disfrutarlo, y entregarlo, y compartirlo...

Pero es ley de la vida sentirnos influenciados por las acciones y críticas ajenas... y el trato despertará lo mejor o lo peor de nosotros... si el otro nos trata de un modo agresivo, despreciativo, o con burlas y sarcasmos... obviamente nuestra respuesta no será la más amorosa y complaciente...

Solo por autodefensa o nos defenderemos atacando, o nos defenderemos apartándonos, o intentaremos mediatizar buscando acuerdos...

Según nuestro perfil será nuestra acción.

Están los que piensan que mejor es retirarse... y están los que no se controlan lo suficiente y toman sus propias armas para contraatacar. También están los que buscan reconciliación, entendimiento, diálogo, y armonía...

Sea como sea... el entorno nos provoca... y genera una reacción en nosotros.
Si queremos que alguien nos de lo mejor de sí mismo... busquemos en el trato despertar lo mejor de ellos... su inteligencia, su capacidad de inocencia, su sensualidad, su risa, su sensibilidad, su seguridad, sus ganas de conquistar sueños, su deseo de superarse, de avanzar.

No es sencillo lograr siempre lo mejor del otro... porque todos somos humanos y tenemos momentos de crisis, enojos y debilidad.

Pero hay una herramienta que siempre nos ayuda a rescatar de la otra persona su mejor potencial en el aspecto que sea... y es tener claro que la amamos... Porque cuando amamos evitamos dañarnos... podemos equivocarnos, y sin darnos cuenta herir al otro... pero de manera inmediata (y solo por el afecto que nos enlaza) nos encargamos del dolor causado y buscamos la forma de cicatrizar y reconstruir... buscamos ver al otro de nuevo fuerte en sus potenciales, realizado y feliz.

Simplemente cuando amamos, cuidamos.

Ps. Patricia Cabrera Sena
SuConsulta.com - 17 años ofreciendo tratamientos de apoyo psicológico en línea en sesiones de una hora y media por chat escrito. Agradecemos a quienes copien nuestros textos que respeten la autoría y citen la fuente.