Blog de SuConsulta.com

Algunas reflexiones sobre temas frecuentemente presentes en nuestras consultas

Aprende a manejar tus vacíos

Hice un enorme espacio para ti... y luego quedó solo un vacío.

Compartir:

Es parte de una dinámica humana demasiado frecuente hacer espacios a otros en nuestra vida... que nos ocupen nuestro diario vivir, nuestras emociones, nuestros sueños juntos, compartir experiencias intensas juntos, crecemos juntos, la otra persona se vuelve parte esencial de nuestra vida... y cuando por algún motivo la relación termina (sea por la razón que sea) la persona siente que se genera un vacío tremendo, insoportable, demasiado doloroso, y difícil de tolerar.

Y allí comienzan los largos duelos emocionales para procesar, entender y finalmente aceptar y superar esa marcha, ese vacío.

En terapia recibimos muchos casos en los que la persona simplemente no sabe cómo dejar de sentir ese espacio deshabitado generado por la falta del otro en su vida.

El duelo no es solo cuando la otra persona fallece, sino en rompimientos, separaciones, viajes largos, hijos que se van a hacer sus vidas, mudanza a nuevos sitios, son desprendimientos que exigen a las personas pasar obligatoriamente por las distintas etapas de un duelo.

Hasta que no cumplas con ese proceso, el vacío se sentirá y será una nueva forma de aprender a vivir. Pero hay algo importante para aprender de una dura lección como es todo duelo: cuando en siguientes relaciones nos demos al otro, cuando desarrollemos vínculos importantes, amigos, parejas, hijos, etc... démosle al otro un lugar protagónico en nuestro interior... un lugar único... mágico, especial, íntimo, importante, pero cuando toque por algún motivo alguna marcha o desprendimiento o una simple distancia, que su ausencia no nos genere vacíos, sino que a pesar del dolor obvio que crea toda marcha, en lugar de sentir terribles vacíos haya mucho para rescatar de ese vínculo.

La parte final de un duelo bien procesado nos enseña eso: primero duele, luego hay grandes enojos con la vida, con el entorno, con el que se fue incluso, pero finalmente la persona comprende que valió la pena ese vínculo.

Si en lugar de sentir vacíos, nos sentimos llenos por todo lo que hemos compartido con esa persona que ya no está, no será pérdida, será ganancia.

Si aún sientes un tremendo hueco en tu interior es porque el duelo aún no ha sido superado... date un tiempo adecuado para pasar por las distintas etapas íntimas que tu psiquismo necesita para entender lo que ya no estará más en tu vida, pero si aún así sigue doliendo y sigue percibiéndose un terrible hueco difícil de superar, entonces quizás ya sea hora de animarte a pedir ayuda, sostén, guía, luces en la oscuridad, algo que te guíe a volverte a sentir entero, en lugar de hueco.

Si mantuviste con el que se fue una relación sana será más fácil procesar el duelo porque tarde o temprano la persona comprende que en lugar de vacíos, lo que dejó la otra persona es un mundo interno lleno de contenidos constructivos que se pueden salvar, rescatar, destacar, y para siempre recordar.

Ps. Patricia Cabrera Sena
SuConsulta.com - 17 años ofreciendo tratamientos de apoyo psicológico en línea en sesiones de una hora y media por chat escrito. Agradecemos a quienes copien nuestros textos que respeten la autoría y citen la fuente.